Así fue el desarrollo del Laboratorio, Radicantes: signos móviles y reescrituras urbanas

Con el artista Fredy Álzate

Mediadora: Daniela Argüelles Gómez


Alguien más trazó la línea que nosotros seguiríamos. En el mapa era recta y la ciudad le puso esquinas. Fuimos cesura y continuidad en su movimiento.


“El tiempo es materia elástica” escribió Tomás González en La luz difícil. De alguna manera, dos días concentran siglos de causalidades historia del arte, artistas, obras, teóricos–, y se dispersan en instantes por el camino de alguna casualidad.

Las primeras dos horas de este espacio de creación con el artista Fredy Alzate, se hilaron a través de un discurso sostenido sobre la urdimbre de las reflexiones estéticas contemporáneas dicho con alegría: “la carreta del arte” ‑; a la que sirve la metáfora textil para señalar cómo se trata hoy de una conversación acogedora, que quiere enviarnos sin frío a la intemperie del mundo. Quiere invitarnos a una relación, a “desnormalizar la mirada”, “¡ASIR un gesto!”, agarrarlo, aferrarse, no dejar que se pierda; aunque para descifrarlo debamos dejarnos llevar por el acontecimiento, “habitar la infra estrechez de las circunstancias” …hasta que las poéticas de lo cotidiano se vuelvan política, y celebremos con felicidad que cada gesto nos pone en brazos de otros.


De manera pragmática, el artista emprende una trayectoria diciendo “quiero alcanzarte”; por eso al darnos a una experiencia del espacio urbano como escritura que nos ha sido destinada, colaboramos con esta utopía de proximidad, reescribiendo sobre un pasado compartido que nos ha heredado algo común a veces simplemente una misma calle‑, que nos corresponde proteger, reclamar, defender del peligro de extinción o hacer afable.

¿Cómo?… utilizando la basura de la propaganda política que prometía vivienda para todos para construir cambuches y vestidos (Francis Alÿs); taggeando en postes y lugares públicos con tejidos cálidos y lanudos (Knitta); …proponiendo un Almuerzo Concreto…visitando con los hijos el itinerario de una memoria clandestina escrita en relieve sobre el metal de los “contadores” en las calles…Imaginando caras felices en reductores de velocidad, toda vez el mimo del parque “se gana la vida” pegando stickers de emoticón feliz en el caminante…entre las acciones reales, imaginadas y en proyecto, a razón de nuestro laboratorio.




Participantes:
Estefania Tapasco, Leidy Baena, Rodrigo Grajales, Danaela Argüelles, Andrés Felipe Gallo, Camila Cortés, Juan Carlos Betancur, Sergio Hurtado, Ana María Amaya